Qué causa la linfocitosis?

La linfocitosis es una condición médica caracterizada por cantidades elevadas de linfocitos, un tipo de glóbulo blanco, en el cuerpo. Hay tres tipos principales de linfocitos: células asesinas naturales, células T y células B. Cada uno es importante cuando se trata de defender el cuerpo de la enfermedad y la enfermedad. La linfocitosis en sí no es una enfermedad, sino más bien una afección causada por una enfermedad u otro problema.

Para ser diagnosticado con linfocitosis, un adulto debe tener un recuento de linfocitos de más de 4.000 por microlitro. Por lo general, esta condición no tiene ningún síntoma, lo que significa que la única manera de diagnosticar es realizar un análisis de sangre.

Una variedad de infecciones y enfermedades pueden causar linfocitos elevados. Las infecciones virales son la causa más común, siendo la fiebre glandular una de las principales. La mononucleosis infecciosa, también conocida simplemente como fiebre mono o glandular, generalmente afecta a adolescentes y adultos jóvenes y se propaga a través de la sangre y la saliva. Los síntomas comunes incluyen dolor de garganta, fiebre y fatiga.

Las infecciones bacterianas como la tuberculosis también pueden causar linfocitosis. La tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas más mortales de los tiempos modernos. Por lo general, los efectos de los pulmones, aunque también puede afectar el sistema circulatorio, sistema nervioso central, sistema genitourinario, sistema linfático, sistema genitourinario y los huesos y las articulaciones.

Enfermedades de la sangre como la leucemia linfocítica crónica y otras formas de leucemia son también posibles causas de linfocitosis. Todas las formas de leucemia son un tipo de cáncer, aunque el cáncer puede estar localizado en la sangre o en la médula ósea. Estos tipos de cáncer se identifican a menudo después de los altos niveles de linfocitos se encuentran.

Con el fin de curar la linfocitosis, es necesario abordar el problema de salud subyacente que ha causado que se desarrolle en el primer lugar. Curar o tratar la causa subyacente disminuirá la necesidad del cuerpo de producir más glóbulos blancos para proteger al cuerpo de la enfermedad, la enfermedad o la infección. Sin embargo, el tratamiento del problema hasta el punto en que el recuento de linfocitos se reduce a niveles más normales no significa necesariamente que la causa subyacente esté completamente erradicada del cuerpo.