¿Cuáles son los síntomas de los pólipos de colon?

Los pólipos del colon son pequeños crecimientos de células que se producen en el tejido que recubre el colon. Estos crecimientos pueden causar síntomas serios y convertirse en cáncer con el tiempo. Los síntomas de pólipos de colon a menudo incluyen sangrado rectal, sangre en las heces, dolor durante los movimientos intestinales y diarrea o estreñimiento. Los expertos también señalan que los pólipos de colon pueden ocurrir sin síntomas, por lo que la detección sistemática es esencial.

Una persona desarrollará pólipos de colon cuando las células mutan y producen crecimiento de tejido no regulado. Estos crecimientos ocurren en varias formas y se clasifican generalmente por tamaño, localización y forma. Sus síntomas pueden diferir según la ubicación y el tamaño del pólipo. Los pólipos más pequeños tienden a causar menos síntomas, mientras que los pólipos más grandes pueden producir malestar, sangrado y problemas con los movimientos intestinales.

El sangrado rectal es uno de los síntomas más comunes de los pólipos de colon. Esto ocurre generalmente como descarga roja brillante durante un movimiento de intestino, e indica que el tejido quebrado está sangrando. Los pólipos del colon a menudo se irritan durante los movimientos intestinales, y el tejido irritado puede inflamarse y ensangrentarse. El sangrado rectal también puede ser un síntoma de otros problemas médicos, por lo que los pacientes deben consultar a un profesional médico para un diagnóstico formal.

La sangre en las heces también puede ser un síntoma de este problema. Al igual que el sangrado rectal, se producen heces sanguinolentas cuando el tejido del intestino grueso está inflamado y roto. Las heces sangrientas pueden tener rayas rojas o pueden aparecer en negro. Un paciente que tiene preocupaciones sobre heces sanguinolentas debe consultar a un profesional médico y solicitar un análisis de laboratorio de una muestra de heces. Cuando la sangre está presente en las heces, un proveedor de atención médica a menudo solicitará pruebas médicas adicionales, como una colonoscopía, para descartar varias condiciones como pólipos o hemorroides.

El estreñimiento y la diarrea son también síntomas comunes de pólipos del colon. Estos cambios en la consistencia y frecuencia de los movimientos intestinales pueden resultar de pólipos grandes que obstruyen el intestino, dando lugar a estreñimiento, o sangrado de pólipos que causan diarrea. Los síntomas pueden imitar los de muchas otras infecciones y enfermedades intestinales, por lo que es fundamental para los pacientes para rastrear el inicio, la gravedad y la frecuencia de la diarrea y el estreñimiento.

Mientras que los expertos notan que no es siempre el caso, algunos pólipos del colon pueden convertirse en crecimientos cancerosos en la pared del intestino. Es importante que las personas identifiquen y traten correctamente los pólipos de colon, especialmente en individuos mayores de 50 años, ya que esto ayudará a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon o intestino. Además, la nutrición adecuada con una dieta rica en verduras y baja en grasa ayudará a reducir el riesgo de desarrollar pólipos.