¿Qué causa el sangrado del ombligo?

También conocido como sangrado de ombligo, sangrado de ombligo puede ser causado por varios problemas, con una infección es la más común. En algunos casos, el sangrado puede ser desencadenado por lesiones sufridas durante el curso de un accidente. El curso del tratamiento usado para tratar el sangrado del ombligo dependerá de la causa subyacente, la gravedad de la situación y lo que se requiere para detener el sangrado y acelerar el proceso de curación.

La incidencia de sangrado en el ombligo a menudo sigue a los síntomas anteriores que indican el desarrollo de una infección. Por lo general, el primer signo de una infección puede ser alguna hinchazón y decoloración de la piel alrededor del ombligo. A partir de ahí, puede ocurrir una descarga de algún tipo. A medida que avanza la infección, pequeñas rupturas en el ombligo permitirán que la sangre penetre en la secreción. El grado de sangre puede variar de un pequeño manchado a un flujo constante, dependiendo del progreso de la infección.

También existe la posibilidad de sangrado en el ombligo que se desarrolla como resultado de algún tipo de accidente o trauma que implica la zona abdominal. Así como puede haber moretones en los músculos en el abdomen, así como el daño a los vasos sanguíneos circundantes, el ombligo también puede verse comprometida hasta el punto de que hay alguna filtración de sangre. El traumatismo en el abdomen asociado con procedimientos quirúrgicos también puede desencadenar un sangrado en y alrededor del ombligo durante el curso de la recuperación.

En los casos en que el sangrado del ombligo es causado por la presencia de una infección, a menudo es necesario el uso de medicamentos para tratar la infección. Dependiendo de la gravedad del problema, los antibióticos orales pueden ser suficientes. Con situaciones más avanzadas, puede ser necesario el uso de antibióticos intravenosos. Además de la medicación, mantener el ombligo limpio y seco también promover la curación y reducir gradualmente el nivel de sangrado.

Mientras que el sangrado del ombligo puede ser una causa de alarma, la condición se puede tratar con relativa facilidad. Un examen por un médico calificado ayudará a identificar la causa raíz del problema. Cuando se trata de una infección, el médico puede identificar el tipo y la gravedad del problema, determinar el tipo y dosificación correctos de la medicación a utilizar para el tratamiento y vigilar el progreso de la curación. Buscar atención médica cuando el sangrado se detecta por primera vez, incluso si no hay otros síntomas, ayudará a prevenir la propagación de la infección y causar problemas adicionales que complican el proceso de curación.